Desde la creación del Grupo Arval en 1989, los principios de desarrollo sostenible forman parte de la ética, la política y los valores de Arval. Y ahora, más que nunca, creemos en la responsabilidad social para establecer con nuestro entorno, nuestros clientes y nuestros proveedores una relación de confianza a largo plazo.

La implantación de una política de mejora continua y de preocupaciones sociales y medioambientales son frutos de una voluntad compartida entre la dirección y los empleados.

En 2010, más de 80.000 conductores circularon con vehículos de Arval tanto en actividad profesional diaria como en la personal, por lo que somos conscientes de la necesidad de ofrecer a nuestros clientes nuestro compromiso y consejo experto en términos de seguridad vial y reducción del impacto medioambiental.

Más allá de este hecho, desarrollamos una política de responsabilidad social en varias líneas de actuación ya que queremos que, dentro de nuestra estrategia global, forme parte de nuestro día a día, de nuestro comportamiento, y de nuestra relación con clientes, proveedores y empleados.

Nuestro objetivo no es que la RSC sea un concepto, sino unas iniciativas y acciones cotidianas y duraderas. Más información...